martes, 10 de mayo de 2011

Erase una vez...


Experimentos con azúcar - galletas decoradas - Pamplona


... allá por Junio de 2010, una "aldea" a las afueras de Pamplona en la que vivía una niña llamada Inés. Cumplía 10 añazos y tenía una madrina que, la pobre, había sido infectada por una terrible bacteria (bacilus galletófilus). A la madrina le dio un ataque de locura y se puso a hacer galletas y galletas sin parar...
Y si, habéis acertado, soy la madrina loca y estas son las galletitas que recibió Inés en su décimo cumpleaños. Lo cierto es que le encantaron, a pesar de que yo estaba preocupada porque pudieran parecerle muy infantiles. 
Las princesas están realizadas uniendo dos galletas. La parte superior de la princesa es el cortador de la niña de "Wilton" y la parte de abajo es un corazón puesto del revés. Corte las dos galletas y después, con el cortador de corazón le "amputé las piernas" a la niña (esta es mi vena enfermera) y le pegué el corazón colocado del revés. 
Dios mío, conforme escribo esto siento como el doctor Frankenstein... Corto piernas, pego corazón... En fin, lo que esta claro es que, en este caso, el resultado no fue un engendro con tornillos sino estas princesitas tan cursis. 


Las princesas tuvieron su príncipe...


... su zapato de cristal,


... su carruaje,


y su corona!


Las princesas lo tenían todo!


E Inés las tuvo a todas!


Incluso su tarta...




Espero que os hayan gustado a pesar de la mala calidad de algunas de las fotos. 
Debéis saber que, al igual que en la vida real, a estas princesas les han seguido otras que pronto conoceréis y... Colorín colorado, esta entrada se ha acabado!

3 comentarios:

  1. Desde luego tienes galletas para cada profesión, y éstas la verdad que son de cuento. Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy princesaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  3. hola, el cortador del zapato me gusta mucho!! me podrias decir donde lo has comprado?? gracias.

    ResponderEliminar