lunes, 15 de agosto de 2011

LA BUENA Y BELLA MARÍA

Experimentos con azúcar - galletas decoradas - Pamplona

En la vida, a veces, se descubren cosillas cuando menos te lo esperas y eso me pasó el otro día durante el taller infantil. El caso es que para explicar a las niñas, al comienzo del taller, las distintas formas de decorar las galletas con fondant, utilicé un paquete de galletas María que tenía por casa. Ya sabéis, las galletas María de toda la vida, esas sencillitas.
Pues nada, al día siguiente aparecieron las galletas María utilizadas durante las explicaciones con su fondant pegadito; como los tiempos no están para tirar nada, las utilizamos de merienda y.... Oh, sorpresa! Estaban riquísimas!!!
Al ser una galleta tan sencilla y no muy dulce, el fondant le va que ni al pelo ya que el conjunto no se hace empalagoso para nada. En resumen, en casa nos encantó y yo, pronto les descubrí la utilidad.

En los últimos días, mi sobrina Natalia (de 4 años), cada vez que me ve pone una sonrisa de oreja a oreja y ladea la cabeza mientras me pregunta con voz de buena: "me has traído galletaaaaaaaaaaaas?" (como si yo las sacara de una chistera en un par de minutillos!); pues nada, solución al canto, y esta si que como sacada de una chistera... galletas María decoradas para la niña!


El proceso de elaboración se acorta horas y el resultado es más que aparente para un apaño casero. Aún no se las he dado pero no tengo ni la más mínima duda de que se va a quedar más contenta que Chupita.
Las obleas de Hello Kitty las venden en la sección de cosillas de repostería de Carrefour, aunque no es necesario, en absoluto, que vayan con las obleas. Incluso, los mismos niños pueden entretenerse decorando sus propias galletas.
Un apunte personal: me parecen más agradables de comer si dejamos que, una vez decoradas, el fondant se endurezca un poquito (durante unas 24 horas); así pierde esa textura blandilla "tipo chicle" que a algunos nos puede dar un poco de repelus.


Pues nada, a descomplicarse se ha dicho. Felíz y decorativa merienda!!!

18 Agosto de 2011, la historia parece que sigue.

Unos días más tarde... Esta me gusta!


Me la como yooooooo...


 Pues si, con esa cara de felicidad, parece que le han gustado!



8 comentarios:

  1. buena idea!! la verdad esque a los niños les da lo mismo que te hayas pasado horas horneando o que sean galletas compradas. Lo que les impacta es lo bonitas que las decores. Y las tuyas seguro que les encantan!!!
    un besito!

    ResponderEliminar
  2. Que monada, yo ya lo había probado y quedan geniales.

    ResponderEliminar
  3. Que buena idea, y las galletas se ven preciosas. Seguro que los enanos se lo pasan pipa decorándolas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, eres un caso... ¡Qué peligro! Las galletas se ven preciosas, y me estoy imaginando la cara de gatito de Shrek de tu sobri, jajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Jjaja, una idea genial! Mis sobrinos siempre que vienen quieren "decorar" galletas!! jajaj
    El proximo dia sacamos las Maria y listo! :)
    Gracias!

    ResponderEliminar
  6. Qué lindas te han quedado. A mi también me gusta decorar las galletas de toda la vida, y la verdad es que al ser menos dulce la combinación es un éxito, Yo las he hecho ya varias veces y es además, como bien dices, son un buen recurso para "peticiones" de última hora!!. Las nenas preciosas y encantadas con sus dulces!!. BEsicos!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué buena idea! Gracias por compartirla. Y qué sobrina tan guapísima.

    ¡Ya estoy de vuelta! Con mis cortapastas de Star Wars, jajaja, y unos cuantos más ¡ha sido una pasada!

    Besos,

    ResponderEliminar
  8. Gracias chic@s, me alegro de que os haya gustado la idea. Quien no las haya probado todavía, que no tarde!
    Bss

    ResponderEliminar